Encircle me.

Somos como grandes círculos, grandes círculos vacíos. Somos volcanes de emociones en constante erupción, pero ni con todo eso llegamos a estar nunca completos. No es pesimismo, es realismo, por muy satisfechos que nos encontremos sentimentalmente hablando siempre podría haber algo que mejorase nuestra situación. Nuestro cuerpo emana sentimientos y seguidamente los absorbe como si de un agujero negro se tratase. Lo que fácil se siente fácil desaparece. Somos un completo y constante vacío emocional. Somos solo unos desesperados que intentan saturar su vida con miles de sentimientos. ¿Y por qué estamos así? Porque tenemos muchos sentimientos pero sentimos muy poco. Sabemos de la existencia de la ciencia pero no sabemos hacer ciencia. Estamos repletos de sentimientos que jamás serán sentidos. Y así, en todo nuestro ser, siempre tendremos un hueco en nuestro interior para dar la bienvenida a nuevas sensaciones que puedan ser experimentadas. 



Cuando me quiero explicar las palabras se esconden en no sé que sitio y entonces te escucho igual que el que escucha de lejos el tráfico de su ciudad. Y me pierdo en inmensas preguntas que lucen con esplendor y absurdidad.




Comentarios

  1. Sentir menos acaba siendo sentir de más.

    Te sigo, me encantan tus letras

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares