Adiós no siempre es el final.

Me dijo que tenía mucho amor reservado para mí. 
Y me dio rutina.
Y me dio noches en vela.
Y me dio besos.
Besos pronosticados. 
Siempre en los mismo lugares.
Y mi cuerpo tenía más rincones.
Y no supo encontrarlos.
No supo encontrarme.
Y me fui.
Me fui sin él.
Sin su previsibilidad.
Y no me dio pena.
No sentí culpa.
Y me llamó.
Y nunca respondí.
Nunca volví.
No quise retroceder.
Quise que avanzara.
Y seguimos nuestros caminos.
Pero nuestros rumbos fueron distintos.

Comentarios

  1. A veces lo mejor que se puede hacer es continuar, puede que los caminos no sean paralelos y vuelvas a encontrarle.
    Escribes increíble. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay ríos que desembocan en el mismo mar y caminos que siempre llevan a Roma.
      Muchas gracias bonita :)

      Eliminar
  2. me genero tristeza ya que en estos momentos de mi vida
    No estoy respondiendo
    No quiero volver
    No quiero retroceder...
    y ya no tengo mas ganas de avanzar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelante, que como siempre digo, todo pasa.

      Eliminar
  3. Es triste cuando se llega a este punto, pero en momentos es necesario, y supongo que en el tuyo lo fue..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es necesario y después te sientes mucho mejor contigo misma porque aunque duela, en el fondo era lo correcto.

      Eliminar
  4. Y llegar a tomar esa decisión y ser capaz de llevarla a cabo no deja de ser una moustruosa señal de lo valiente y de lo que se quiere y respeta a ella misma

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, avanzar es una de las decisiones más difíciles que podemos tomar y no todo el mundo es capaz de ello.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares